Categories: Educación

by Diana

Share

Categories: EducaciónBy Published On: agosto 10th, 2023

Compartir

La Educación en el siglo XXI - Educaih

La Educación en el Siglo XXI

Introducción

La Educación en el siglo XXI, si nos paramos a pensar, el futuro de la humanidad está en manos de los niños y jóvenes sentados ahora en las aulas de la escuela. Sin ellos, un mundo nuevo carece por completo de significado. Ellos son los padres de las generaciones venideras y los artífices que deben implementar una nueva civilización. La educación que les ofrezcamos sobre todo a los niños y adolescentes menores de 16 años es de una enorme importancia. Nuestra responsabilidad es muy grande y nuestra oportunidad es única.

Salvo unas pocas excepciones, nuestros sistemas educativos están desfasados, son anacrónicos, se crearon a mediados del siglo XVIII en una época distinta, para responder a retos diferentes. Si la enseñanza dada a los niños y jóvenes en los últimos 150 años hubiera sido diferente, las dos guerras mundiales seguramente no se habrían producido y el mundo, sin duda, ahora sería muchísimo mejor.

Los sistemas educativos han fracasado en entrenar a los niños para el correcto vivir; los han entrenado en la competencia en vez de la colaboración, no han sido capaces de transmitir esos métodos de pensar y actuar que conducen a las rectas relaciones humanas entre las personas, los grupos, las razas y las naciones.

LA EDUCACIÓN EN EL PASADO Y EN EL PRESENTE

La educación convencional en la que hemos sido entrenados no ha sido una verdadera educación en sentido propio, sino simplemente una “instrucción”. Mediante la instrucción se informa, se transmiten conocimientos, mientras que con la educación “se forma”. Esto es lo que significa la palabra educación (de educere=extraer, extraer desde el interior, sacar desde dentro). La verdadera educación “trata de sacar a la niña y niño de sus limitaciones, para que pueda expresar todo su potencial interno.

La educación se dirige a la formación de la personalidad, a la conexión con nuestro Ser, al desarrollo de todas las potencialidades del ser humano. “Mientras que la instrucción nos hace eruditos, la educación nos hace personas”.

La educación en el pasado y en la actualidad ha tenido como objetivo primordial preparar a los niños para ser buenos ciudadanos y profesionales. Las naciones se encargado de enseñarles de que han de colaborar y desempeñar su papel donde han nacido y que deben necesariamente ganarse su sustento. Para ello los estados imponen “la educación obligatoria”. Hablando en general, la educación ha equipado al niño para competir con sus conciudadanos en ganarse la vida, en acumular posesiones y tener comodidades, además de ser lo más exitoso posible.

La educación también ha sido esencialmente nacionalista y separatista. Ha entrenado al niño para considerar los valores materiales como de gran importancia, para creer que su comunidad o nación particular es de gran importancia y que las demás comunidades o naciones son secundarias, ha nutrido el orgullo y fomentado la creencia de que su grupo y su nación son superiores a otros pueblos.

Sin embargo, en la Educación Holística se le enseña la responsabilidad hacia sus semejantes; el énfasis se pone en lo que uno puede  hacer por la sociedad, es el llamado APRENDIZAJE-SERVICIO. A los niños y niñas se les debe enseñar a servir a las demás personas y eso les ayudará a ser personas íntegras y responsables. Esta actitud de utilizar nuestros talentos y dones naturales para ayudar a la sociedad, inevitablemente les traerá a los niños felicidad en su vida, éxito personal, profesional y social y una vida llena de experiencias plenas.

Los sistemas educativos además de alentar la competencia entre los niños, han abusado excesivamente de la memoria. Hacer que las/os niñas/os memoricen tantos datos e informaciones que muchas veces no tienen conexión con la vida real, los ha convertido muchas veces en robots con muy poca creatividad, con muy poca capacidad de pensar y de intuir, con muy poca inteligencia emocional y menos inteligencia espiritual. La educación hasta ahora no ha tenido en cuenta todas esas inteligencias que poseemos. Ahora se habla de que tenemos no sólo una Inteligencia, sino de que tenemos diversas Inteligencias Múltiples, descubiertas por el psicólogo y profesor de la Universidad de Harvard, Howard Gardner.

En nombre del progreso, hemos priorizado hasta el extremo la capacidad productiva de los individuos y su rentabilidad física e intelectual. Nos hemos olvidado de que el propósito más elevado de la función de “conocer” es el bienestar humano, la felicidad. ¿Por qué no se contempla la felicidad en la educación? ¿Hemos oído hablar de amor y felicidad en las aulas de colegio o la universidad? De hecho estamos educando para sobrevivir, más que para vivir. Esta es la triste realidad de nuestro modelo educativo, salvo algunas excepciones. El modelo educativo actual está inmerso y sirve a los valores materialistas de nuestro tiempo.

¿Cuál es la conclusión? Que la educación ha sido y es parte del problema. La educación está “orientada hacia el mercado”, cuando su objetivo en realidad debería ser formar seres humanos felices, íntegros, responsables y que además sean buenos profesionales capaces de crear cambios sociales positivos, a través de su ejercicio profesional.

De aquí que la Nueva Educación sea una educación para la vida y no sólo para los puestos de trabajo. Hemos de reinventar los sistemas educativos. Hemos de leer, escuchar y aprender de las personas con más iluminación que nosotras/os, y a partir de ahí rediseñar completamente la educación.

La Educación en el siglo XXI - Educaih

OBJETIVOS DE LA NUEVA EDUCACIÓN

Si queremos evitar los desastres del siglo XX, en este siglo XXI, la Nueva Educación debe basarse en lo que nos une a todos los seres humanos y no en lo que nos separa. Debe fundamentarse sobre nuestras similitudes, sobre nuestras realizaciones creadoras, sobre nuestros ideales, sobre los grandes momentos de la historia donde brilló lo mejor del ser humano.

Finalmente, hay dos grandes conceptos que deben enseñarse a todas las niñas y niños del mundo:

  • el valor de cada ser humano y
  • la realidad de la familia humana, de la Humanidad Una.

Esto traerá paulatinamente un gran despertar de las facultades creadoras y un gran renacimiento espiritual. Con las bases de esta Nueva Educación podemos crear una civilización mucho mejor que la actual y tendremos mejores condiciones que asegurarán una vida más plena y más feliz para todos los habitantes del planeta.

PERMAMECER AL DIA

Recibe en tu email las últimas noticias y artículos del blog.