Es un enfoque educativo que, además de incluir a la Educación Integral que busca el desarrollo completo del ser humano en su dimensión física, emocional, cognitiva y social, reconoce que el individuo está conectado con todo el universo, formando una totalidad, en la que la dimensión espiritual está presente.